El origen de las cosas… ¿Por qué le decimos “Salud” a alguien cuando estornuda?

12 septiembre, 2016  —  By

 

Estornudo 2, webnovedades.com

¿Por qué le decimos “Salud” a alguien cuando estornuda?

 

Cuando alguien estornuda la primera reacción es que digamos ¡Salud! y de no hacerlo probablemente seriamos  tildados como mal educados.  Esta tradición se encuentra presente en varias culturas; los alemanes dicen “Guesundheit”, en Estados Unidos y Canadá se dice ” God Bless You” en Irán “Afiyat Bashe” que significa te deseo buena salud. 

El estornudo es un acto reflejo convulsivo de expulsión de aire desde los pulmones a través de la nariz, cuya función es eliminar una secreción abundante de las mucosas nasales provocadas por agentes extraños. Algunos piensan que el corazón se detiene por una milésima se segundo, lo que no es falso.

En la antigüedad se creía que el alma de una persona vivía en su cabeza y que un estornudo podría expulsarla accidentalmente. Cuando las personas moría de una pulmonía, lo último que hacía era estornudar constantemente, un estornudo era sin duda una señal de que la muerte estaba cerca.

Gracias  al desarrollo de la medicina en la antigua Grecia, Aristóteles e Hipócrates descubrieron que el estornudo se debía a la presencia de algún agente extraño en la nariz, y que cuando éste se combinaba con una enfermedad, normalmente era una mala señal. Ellos fueron los primeros en recomendar una bendición como: “Que disfrutes buena salud”, o “Que Júpiter te salve”.

Siglos mas tarde, los romanos llevaron la superstición mas lejos. Ellos popularizaron la creencia de que una persona sana que estornudaba estaba expulsando una enfermedad, por lo que aguantarse un estornudo era una llamada a la muerte. Esto llevó a que los romanos dijeran “Felicidades” cada que alguien estornudaba. Eso se ha quedado arraigado en la cultura italiana que ahora dice “Felicitá”.

La expresión religiosa “God bless you” se originó en el siglo XVI, cuando la peste bubónica atacó Italia, uno de los principales síntomas era un ataque de estornudos que predecía la muerte de la persona. El Papa Gregorio I convocó a todos los creyentes a rezar por los enfermos y pedirle a Dios por ellos cada vez que estornudaban, por lo que se creó la tradición de invocar a Dios cada vez que alguien lo hacia.

Dichas tradiciones han perdurado hasta nuestros tiempos.